Noticias

Desde Clement Consultores os presentamos este analisis que realiza nuestro colaborador directo ante el comisionado del Tabaco Hermosilla Abogados en Madrid.

En la actualidad bares y estancos se ven afectados por el infortunio de tener que someterse a grandes sanciones millonarias interpuestas por el Comisionado. Pero ¿Qué provoca estas sanciones de tan gran magnitud?

EL PROBLEMA

Como es sabido, el negocio del tabaco es un monopolio estatal. Los estancos (técnicamente “expendedurías”) son concesiones administrativas que el Estado hace a particulares, sujetándolas a determinadas condiciones y arrogándose un poder sancionador por incumplimiento de las mismas. Los titulares de máquinas expendedoras de tabaco, situadas en bares y otros establecimientos, que también necesitan una autorización estatal, pueden ser sancionados por motivos tasados o por otros sin respaldo legal alguno, como la experiencia demuestra.

El Estado ejerce estas facultades que acabamos de describir mediante un organismo autónomo, dependiente del ministerio de Hacienda y denominado “Comisionado para el Mercado de Tabacos”, abreviadamente “Comisionado”.

El Comisionado dedica una gran parte de su actividad a la vigilancia y sanción de los estancos y establecimientos depositarios de máquinas expendedoras de tabaco. Las multas que impone son numerosísimas y, en el caso de los estancos, millonarias. Alguien que no fuera demasiado ingenuo podría apreciar en ellas cierto tufillo meramente recaudatorio.

La realidad es que muchas de las sanciones que se imponen son más que discutibles en derecho. Por su cuantía moderada, las impuestas a establecimientos son imposibles de recurrir ante la jurisdicción contencioso-administrativa y ahí se quedan, diga lo que diga el sancionado en sus eventuales alegaciones previas y posterior recurso de alzada.

Las sanciones a los estancos, siempre millonarias y a veces multimillonarias (en términos de las antiguas pesetas), también son sistemáticamente confirmadas en la vía administrativa, pero éstas sí merecen ser combatidas en la vía judicial.

Aunque la solución nunca será rápida, una sentencia favorable permitirá recuperar, con intereses, la sanción impuesta antijurídicamente. Incluso podría ser posible obtener la suspensión del pago de la sanción, reduciendo el problema de liquidez que le surgiría al sancionado si tuviera que hacer frente a una o varias multas, por importe de decenas de miles de euros.

A estos efectos, huelga decir que un asesoramiento jurídico de calidad es indispensable para obtener resultados positivos, por lo que el sancionado deberá ponerse en manos de abogados especializados en esta concreta materia.

Las multas a los otros establecimientos, que por su limitada cuantía no justificarían un costoso asesoramiento, son tanto o más discutibles jurídicamente que las que se imponen a los estancos y un tratamiento colectivo sería posible a un coste individual muy pequeño y, por ello, atractivo para los sancionados.

INTERESADOS

Este texto sin duda interesará a quienes, siendo titulares de un estanco, hayan sido o teman ser objeto de sanción por parte del Comisionado para el Mercado de Tabacos, cuya actividad en este terreno parece tener a veces más de afán recaudador que de respeto al derecho. También puede interesar a los titulares de establecimientos autorizados para la venta con recargo, cuyas sanciones, de mucha menor cuantía, también podrían ser combatidas eficazmente, si se hiciera de forma colectiva.


Compartir

Copyright © 2015-2019

Scroll to Top